El impacto ambiental de los plásticos

Los plásticos son sustancias orgánicas que derivan principalmente de procesos sintéticos. Desde el punto de vista químico, son polímeros formados por un alto número de unidades moleculares unidos entre sí; a alta temperatura tienen las características de un fluido y pueden modelarse, mientras que a temperatura ambiente son sólidos.

 

¿Quieres saber más sobre los equipos de ÓSMOSIS? SÍ QUIERO

 

Tipos de plástico

Hay muchos tipos de plásticos utilizados en varios sectores de las actividades humanas, entre los principales están: polietileno, polipropileno, cloruro de polivinilo, poliestireno, poliamidas y poli (tereftalato de etileno).

A partir de los años sesenta del siglo pasado, el mercado de agua mineral tuvo un fuerte crecimiento, un desarrollo que fue posible gracias al uso de nuevos materiales que reemplazaron gradualmente al vidrio en la producción de botellas.

 

PVC

El PVC (cloruro de polivinilo) fue el primer plástico utilizado para el envasado de aguas minerales; sin embargo, este material tiene límites importantes porque, al no ser lo suficientemente impermeable a los gases, no es adecuado para el agua carbonatada.

 

PET

El PET (polietilentereftalato) ha encontrado posteriormente una fuerte aplicación en la producción de botellas, no solo para agua mineral sino también para refrescos, jugos de frutas, leche, etcétera. Los envases de PET tienen muchas ventajas en comparación con el PVC: son ligeros, económicos, bastante inertes e impermeables a los gases. Estas son las razones por las que el PET es el plástico más usado para el agua mineral y refrescos en general.

El ciclo de producción de materiales plásticos comienza a partir del petróleo y acaba en la construcción del producto a través de una serie de pasos que se pueden resumir de la siguiente manera:

petróleo → monómeros → polímeros → plásticos → producto terminado

Los objetos plásticos son parte de nuestra vida diaria, han traído innegables ventajas en términos de economía, practicidad y resistencia, beneficios que, sin embargo, han sido soportados por el medio ambiente.

Incluso el PET no está exento de contraindicaciones ambientales, su producción requiere el uso de mucha agua y aceite. Además, los objetos al final de su vida útil deben eliminarse correctamente ya que no son biodegradables. Cada año, el embotellado de aguas minerales requiere la producción de una gran cantidad de plástico nuevo, que se libera al medio ambiente. Para producir 1 kg de PET (con el que se pueden producir aproximadamente 25 botellas de 1,5 litros) se requieren más de 17 litros de agua y 2 kg de aceite.

 

El crecimiento del consumo de plástico

En 2015, se embotellaron 5,4 mil millones de litros de agua mineral en España, una cantidad enorme que requirió la producción de toneladas de PET, toneladas de petróleo y 6 mil millones de litros de agua. Pero en realidad esto es solo una pequeña parte si también consideramos el plástico producido para el envasado de bebidas y ampliamos el debate a todo el mundo.

Un artículo del New York Times, del 20 de octubre de 2016, nos advierte a través de un cuestionario interactivo del consumo generalizado de plástico en la vida cotidiana y lo dañino que puede ser para el planeta.

Un estudio realizado por la agencia de investigación australiana Csiro sobre el impacto de la contaminación del mar en la fauna, muestra que para 2050, alrededor del 95% de todas las aves marinas tendrán plástico en el cuerpo y que muchas de las toxinas y sustancias químicas contenidas en el plástico permanecerán en el tejido de los peces, que a su vez terminan en nuestros platos.

Una investigación publicada en noviembre de 2016 en “Scientific Reports” destaca cómo en el Mediterráneo se encontraron microformas de plásticos con las concentraciones más altas del mundo, y las cuales están produciendo efectos devastadores en el medio marino de forma irreparable. Los mares y océanos ya se están convirtiendo en un mar de plástico, y es un problema de todos.

El crecimiento continuo del consumo y el enfoque “desechable” en lugar de “uso y reutilización” tienen un impacto negativo en el medio ambiente, dejando poco espacio para la interpretación: el futuro de la Tierra ya está comprometido.

 

trasladar el descalcificador
 

Biodegradabilidad del plástico

El PET es un material resistente y con una vida media estimada de 1.000 años. Por lo tanto, en la práctica puede considerarse material no biodegradable; por esta razón, es muy importante deshacerse del plástico, y en particular del PET que se utiliza diariamente a través de las botellas, en los contenedores especiales dedicados a la recogida selectiva de residuos.

Los tapones de las botellas están hechos de polietileno (PE) o polipropileno (PP), materiales muy resistentes que pueden reciclarse de manera diferente a las botellas. El mercado de los tapones de plástico está creciendo y la valoración es de alrededor de 280€ por tonelada (alrededor de 400.000 tapones). El PET, en teoría, es 100% reciclable, por lo que, si se lo desecha adecuadamente, puede transformarse de un residuo a un recurso.

Según Ecoembes, en España se recicla un 77,1% de los envases de plásticos, latas, briks y papel y cartón. Varios estudios realizados en los recientes años, cada vez estamos más concienciados acerca de la importancia del reciclaje y de reducir el consumo de plásticos. El problema es que este es un problema global.

Según estadísticas recientes, el promedio europeo de reciclaje de plástico es del 33% (con algunas excelencias en los países escandinavos que están cerca del 80% del reciclaje). Mientras que en los Estados Unidos el reciclaje de plástico solo llega a un 17%.

 

La legislación sobre el reciclaje de plásticos

La Ley 22/2011 de Residuos y Suelos Contaminados estableció una serie de medidas a lo largo de los años para aumentar el reciclaje de envases como el plástico tanto en las empresas como en personas individuales.

Una de las medidas pensadas para empresas establecía que para el año 2017 la recolección de diversos materiales (plástico, vidrio, papel y metal) ya tendría que realizarse de manera separada.

Por otra parte, una de las medidas fue la de prohibir el uso de bolsas de plástico no biodegradable para el año 2018. Otra de las novedades fue introducir el Sistema de Depósito, Devolución y Retorno (SDDR), gracias al cual países como Alemania consiguen reutilizar el 90% de los materiales desechados. Sin embargo, este sistema es opcional en España, según lo que establezca cada Comunidad Autónoma.

Lo que está claro es que las acciones individuales también cuentan. Y una de las medidas empieza por no consumir tantos productos con envases de plástico, como sucede con el agua embotellada. Con un aparato de ósmosis inversa también dispones de un agua de calidad y sin tener que recurrir a un producto con un bajo nivel de sostenibilidad ambiental.

¿Te preocupa la calidad del agua de tu hogar?

Sal de dudas con un test gratuito del agua

Acepto recibir información, novedades y promociones.

Acepto la política de privacidad de la web

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba