Agua para los refugiados de la guerra de Siria

ACCIÓN CONTRA EL HAMBRE asegura agua e higiene a 14.000 refugiados sirios en el valle del bekaa (Líbano)

Desde noviembre de 2011 más de 860.000 sirios han huido de la violencia buscando refugio en los países vecinos. Más de 300.000 se han dirigido a Líbano y, entre ellos, unos 30.000 se han instalado en el valle del Bekaa, una región pobre en el norte del país.

“Los refugiados sirios viven en condiciones muy precarias, algunos son acogidos por familias libanesas, algunos viven en casas semiconstruidas, y un número cada vez mayor está viviendo en tiendas provisionales en las afueras de los pueblos rurales. La población de acogida acusa también muestras de estrés ante esta oleada de refugiados, y las condiciones de seguridad del Líbano, especialmente en la zona fronteriza, están empeorando” explica desde Líbano Paolo Lubrano, Director País de Acción contra el Hambre en este país.

Los análisis bacteorológicos realizados por Acción contra el Hambre prueban que en la mayor parte de comunidades de acogida el agua que beben no es segura. Muchas familias desconoces prácticas para asegurar la calidad del agua o la posibilidad de utilizar filtros de cerámica. La gran mayoría carecían además de jabón y productos de higiene, detergente, material desinfectante o toallas y otros utensilios de higiene.

 

Distribución de material de agua y promoción de prácticas higiene

El equipo de Acción contra el Hambre en el país está distribuyendo filtros de cerámica, tanques para almacenamiento de agua, kits de higiene, garantizando agua segura y sensibilizando para la higiene con el objetivo de cubrir las necesidades básicas en este sentido de 20.000 personas, la mayor parte mujeres y niños. “Esto es fundamental para evitar la propagación de enfermedades como la diarrea, que podrían agravar la ya de por sí frágil situación de estas personas”, explica Lubrano. Acción contra el Hambre ha construido también más de 300 letrinas de emergencia en los asentamientos de tiendas donde los refugiados más pobres sirios viven actualmente.

Cuenta para ello con financiación de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID), el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), el Fondo para la Infancia de las Naciones Unidas (UNICEF), el Gobierno de Navarra y el Departamento de Ayuda Humanitaria y Protección Civil de la Comisión Europea (ECHO).

¿Retos para los próximos meses? Para Lubrano ahora es crucial concentrarse en la respuesta en los asentamientos de tiendas, aumentar el acceso a agua potable e instalaciones de saneamiento adecuadas para prevenir las enfermedades y prepararse para una mayor afluencia de refugiados: “la crisis en Siria está lejos de terminar, y nuestra organización se está preparando para responder a las necesidades de refugiados sirios en Líbano de la mejor manera posible”.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba