Soluciones para el tratamiento de agua | Culligan

mantenimiento de tu caldera

Trucos para ahorrar en el mantenimiento de tu caldera

Como propietarios o usuarios de una vivienda, deberíamos estar pendientes del estado de nuestra caldera, con el objetivo de alargar la vida útil de la misma y evitar su deterioro por causas que son perfectamente evitables. El mantenimiento y revisión de la caldera va más a allá de una simple recomendación. Es necesario llevar a cabo una inspección periódica de la caldera, no sólo por una cuestión de prevención de males mayores, sino también por una cuestión normativa. A continuación te explicamos algunos trucos en el mantenimiento de tu caldera, con lo que evitarás averías y conseguirás que te dure bastantes años más.

¿Quieres comprar uno de nuestros sistemas de ósmosis inversa? SÍ QUIERO

El agua con cal reduce la vida de tu caldera

El primer truco para ahorrar en el mantenimiento de tu caldera no es otro que conocer cuáles son las características del agua que tienes en tu domicilio. Si vives en una zona geográfica que se caracteriza por la dureza del agua, tienes que saber que el exceso de cal es muy dañido para las calderas. La cal se va acumulando en la caldera, de manera progresiva y sin que te des cuenta. Pero la cal hace que la caldera rinda menos, que necesite más energía para realizar su trabajo. Y por acumulación, la cal acaba reduciendo la vida útil de la caldera. Instalar un descalcificador es la mejor solución para alargar la vida de tu caldera y evitar averías. Todos sabemos que las reparaciones de las calderas son muy costosas, por lo que vale la pena que en tu domicilio instales un descalcificador para atajar este problema de una vez por todas.

Regular la presión del agua de tu caldera

Otro truco para ahorrar en el mantenimiento de tu caldera es regular la presión de entrada del agua de tu caldera. La presión en una caldera la puedes consultar en su correspondiente medidor. Se considera que para que una caldera funcione correctamente, el manómetro debería indicar alrededor de 1,2 bar. Tanto una presión demasiado baja como una presión demasiado alta pueden desencadenar averías en la caldera. De todas maneras, notarás el cambio de la presión, ya que si ésta es demasiado baja, la misma caldera se bloqueará, y si es demasiado alta, la válvula de seguridad se va a abrir y la presión se va a liberar. Así que tanto si es por exceso como por falta de presión, deberás volver a establecer la presión del agua para un correcto funcionamiento de la caldera. Para ello, busca información en el manual de instrucciones del fabricante de la caldera. De esta manera podrás ajustar la presión y hacer que la caldera funcione al máximo rendimiento evitando averías.

Realiza un mantenimiento de la caldera cada dos años

Hay más trucos para ahorrar en el mantenimiento de la caldera, y uno de ellos es, precisamente, conocer la legislación y la normativa actual en relación a la inspección y revisión de calderas de gas. En los últimos años los fabricantes y las empresas suministradoras de gas y de electricidad, junto con las administraciones públicas, han desarrollado una serie de normas que obligan a que los usuarios realicen inspecciones y mantenimiento en las calderas. El período máximo para llevar a cabo estas revisiones es de entre dos y cinco años, dependiendo del tipo de vivienda. Toda esta normativa está recogida en el Reglamento de Instalaciones Térmicas en los Edificios (RITE). Este reglamento prevé una serie de sanciones cuando el usuario no haya realizado la revisión en los plazos máximos señalados.

El mantenimiento es una inspección técnica de la caldera

Este reglamente sigue siendo desconocido para un gran número de usuarios, pero su desconocimiento no exime de su cumplimiento. El RITE vendría a ser como una inspección técnica, similar a la que realizamos en los vehículos. Y es que es importante que podamos mantener las calderas en buen estado para poder asegurar que en los próximos años van a seguir funcionando correctamente en términos de seguridad, consumo energético y respeto al medio ambiente. Las compañías de mantenimiento de equipos suelen ofrecernos la revisión de carácter anual, para mayor tranquilidad del usuario.

Revisar el estado de válvulas y filtros de la caldera

Cuando recibes la visita del técnico, éste realiza un mantenimiento de la caldera, y no una simple revisión. Es decir, que el técnico además de revisar que todo funcione correctamente, va a comprobar que no haya ninguna avería y te va a avisar en el caso de que advierta un deterioro en la caldera que pueda comprometer su correcto uso, como puede ser la falta de limpieza, el mal estado de los filtros o de las válvulas, etc. El mal estado de estas piezas puede ocasionar averías importantes en la caldera, algunas de las cuales se pueden reparar, pero otras no, lo que hacen aconsejable tener que comprar un nuevo aparato.

Solicita un presupuesto antes de revisar la caldera

En todo caso has de saber que este tipo de servicio de mantenimiento obligatorio no tiene un coste fijo marcado por la administración, sino que cada compañía tiene unas tarifas que son diferentes ya que a veces incluyen servicios más completos o más básicos. De ahí la importancia de ponerte en contacto con diferentes proveedores de servicio de mantenimiento de calderas y solicitar un presupuesto.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba