depurar el agua potable

¿Por qué es necesario depurar el agua potable?

El agua canalizada es potable, adecuadamente controlada y segura y está siempre disponible en cantidades suficientes para beber y satisfacer las diversas necesidades domésticas simplemente abriendo el grifo. Entonces, ¿por qué se consume tanta agua embotellada o decide depurar el agua potable? Una de las razones principales se debe a la desconfianza de la población en el agua canalizada por razones relacionadas, sobre todo, con el sabor desagradable del agua que proviene del grifo.
 

¿Quieres saber más sobre los equipos de ÓSMOSIS? SÍ QUIERO

 

El sabor del agua

La turbiedad, el color, el sabor y el olor no pueden engañar a nuestros sentidos. Un agua que no cumple con ciertas características organolépticas también puede ser potable, pero nunca será apreciada por el consumidor, quien generalmente evaluará su calidad basándose en las características más simples y directas, como el olor y el sabor. En resumen, solo se bebe más si el agua es buena. Y de hecho, la calidad del agua y su sabor influye incluso en las comidas. Un agua de calidad para cocinar proporcionará un mejor sabor a todo.
Nos enseñaron que el agua es incolora, inodora e insípida; bueno, esto es cierto para el agua «pura», aunque en la práctica no es así.

Sales minerales en el agua

Cualquier agua que se encuentre en la naturaleza, y por lo tanto también la del grifo, contiene una mezcla de sales minerales capaces de transmitir un cierto sabor, más marcado en aquellas en las que la concentración total de sal y la presencia de iones específicos es mayor. Por ejemplo, el calcio en el agua puede percibirse a través de un regusto dulce; el magnesio, amargo y los cloruros, salados. Esta es la razón por la que muchas personas prefieren consumir agua ligera, prácticamente sin sabor.

Sustancias químicas

En el agua canalizada existe otra causa importante de alteración de la calidad organoléptica, quizás la principal: el uso de sustancias químicas utilizadas en los procesos de depuración de agua, en particular los desinfectantes, responsables del sabor clásico a cloro que acompaña a la gran mayoría del agua distribuida en la red. Incluso la red de suministro, incluido el tramo doméstico, puede contribuir a la alteración de la calidad organoléptica del agua (y no solo la del agua), debido a la presencia de tanques y tuberías que no siempre son adecuados.
 

 

7 razones para depurar el agua potable

Aquí podemos encontrar una serie de buenas razones por las que puede ser apropiado depurar el agua potable:

  • El alto contenido de sales disueltas, en particular de algunas especies iónicas, más allá de las preferencias subjetivas, siempre transmite un cierto sabor a agua.
  • Las sustancias orgánicas tienen una gran influencia en el sabor y el olor, cuyas alteraciones son siempre sospechosas y desagradables. El cloro puede aumentar el problema al combinarse con algunas de ellas para dar lugar a compuestos muy olorosos, como los clorofenoles.
  • La geosmina, que es una sustancia concentrada cuyo origen puede derivarse de la presencia de ciertas especies bacterianas presentes en las aguas superficiales, se puede percibir, incluso si está presente en concentraciones muy bajas, como sabor a tierra y moho.
  • En el tratamiento de depuración del agua se utilizan reactivos y desinfectantes que dejan un «rastro» organoléptico de su uso hasta el grifo.
  • La permanencia en tanques y recipientes, tanto centralizados como domésticos, especialmente cuando no se limpian asiduamente, puede alterar la calidad del agua, transmitir olores y sabores desagradables, así como favorecer la proliferación microbiana.
  • Las tuberías antiguas pueden liberar elementos metálicos, con alteraciones en las concentraciones de agua, que a veces son significativas (después de un período de estancamiento, el agua puede incluso aparecer rojiza debido a la presencia de hierro) y la aparición de un regusto «metálico».
  • Reduces el impacto ambiental de los plásticos al dejar de consumir agua embotellada.

Hay cada vez más ciudadanos que, impulsados por una visión más detallada de la calidad, no están satisfechos con el agua potable simple, segura y controlada y deciden decantarse por un equipo de ósmosis, ya que con demasiada frecuencia el agua del grifo no se hace agradable para beber, aunque cumpla con las normativas dentro de los parámetros sanitarios y carezca de elementos organolépticos.
 

¿Te preocupa la calidad del agua de tu hogar?

Sal de dudas con un test gratuito del agua

Acepto la polÌtica de privacidad de la web

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.