Soluciones para el tratamiento de agua | Culligan

osmosis

¿El agua purificada por ósmosis sirve para regar las plantas?

El mejor agua para regar las plantas es el agua de lluvia, a menos que vivas en un sitio con lluvias ácidas y un alto nivel de contaminación industrial. Otra opción es recoger el agua dulce de los ríos y lagos. Si ninguna de las anteriores opciones está a tu alcance puedes recurrir a otros métodos.

Para cuidar bien de tus plantas en términos de riego, es importante que sepas el tipo de terreno en el que están, si es ácido o alcalino y qué suelo es el óptimo para ese tipo de planta. No es correcto generalizar y decir que a todas las plantas les van bien las aguas duras o las aguas blandas.

La eficacia del riego depende de la planta, de la estación del año –esto determina el volumen de agua-, del entorno, del suelo en el que está sembrada, del suelo ideal que necesita, del tipo de planta y por supuesto de las características del agua –temperatura, pH, minerales que contiene, etc.

En lo que sí podemos generalizar es en que el cloro es perjudicial para las plantas y lo puedes reducir dejando el agua del grifo al aire libre y en un recipiente abierto durante 24 horas.

También es cierto que la cal perjudica las plantas que necesitan suelos ácidos. Para eliminar el exceso de cal del agua del grifo tienes varias formas:

  • Utiliza productos ácidos como el vinagre o el limón, basta con dos cucharadas pequeñas por cada cinco litros de agua.
  • Compra agua destilada, aunque es un poco cara.
  • Usar el agua que vierte el aire acondicionado.
  • La más sencilla y de alcance global si tienes muchas plantas es comprar un equipo de ósmosis inversa para descalcificar el agua.

¿Qué plantas se benefician de los suelos ácidos y necesitan agua purificada por ósmosis u otro sistema?

Las plantas que necesitan suelos ácidos y que debes regar con agua purificada por ósmosis inversa u otro sistema son: azalea, genciana, acebo, prímula, primavera, hortensia, narciso, brezo, gardenia, begonia, helecho, fresa, rododendro, margarita, llantén, camelia, brezos, arándano y hamamelis.

Para una planta feliz lo mejor es la lluvia directa –aunque a algunas plantas no les gusta el agua directa en las hojas, ¡tienen personalidad!–, pero siempre hay alternativas a mano para que cuides tus plantas vivas donde vivas.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba