My Culligan

Los plásticos nos envenenan

En los últimos años se ha documentado el efecto para la salud humana de los aditivos que dan forma, color y textura al plástico. Durante la vida útil de los envases, sus aditivos pasan (mediante el calentamiento, desgaste o fricción) al agua, al aire, la comida y la piel, penetrando así en nuestro organismo. Entre otros tóxicos, nos encontramos con los ftalatos y el bisfenol-A, que son dos perturbadores endocrinos que han sido objeto de regulaciones en Canadá y en algunos estados de la Unión Europea.

Bisfenol-A

Encontramos bisfenol-A en muchísimos productos de uso habitual: discos compactos, gafas de sol, envases, recipientes de cocina, papeles térmicos de las cajas registradoras, instrumental médico, biberones para bebés…

El bisfenol-A es asimilado por el cuerpo como un estrógeno y es responsable del temprano desarrollo mamario, de la pubertad precoz, del bajo conteo de espermatozoides y, en general, de problemas hormonales, de la tiroides y de fertilidad. También ha sido relacionado con el cáncer de seno y de próstata, con patologías cardiovasculares y con la obesidad.

Ftalatos

Los ftalatos están presentes en infinidad de productos: desde tuberías de PVC, hasta juguetes para niños, pasando por instrumental médico, suelos de vinilo, ropa impermeable, pinturas, tintas, cortinas para la ducha, y envases para bebidas y alimentos y productos cosméticos.

Los ftalatos son responsables de problemas endocrinos similares a los del bisfenol-A, afectan principalmente a la producción de testosterona. También se ha asociado la exposición de mujeres embarazadas a ftalatos con la «disminución de la distancia ano-genital (indicador de feminización), menor tamaño del pene y descenso incompleto de testículos en sus bebés».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba