Limpiar el hogar sin tóxicos

¿Huele a limpio en casa o a producto químico? Casi todos los productos que se usan para la limpieza domestica son tóxicos y muy contaminantes: lejía, amoniaco, sulfumán, disolventes, ambientadores, desatascadores, abrillantadores de metales, insecticidas, etc, etc, etc. La lista es larga y es que almacenamos en casa casi tantos productos químicos como en un laboratorio del siglo XIX.

Los productos de limpieza se componen, en general, de mezclas de varias sustancias que combinan distintas propiedades en función de la suciedad, la superficie y el tipo de espacio que se desea limpiar o la dureza del agua con la que se limpia.

Hay productos que contienen decenas de sustancias que quieren garantizar una limpieza prácticamente aséptica donde en realidad no hace falta, como si el hogar fuese un quirófano. Muchos han probado en su propia piel los inconvenientes de estos productos porque sus ingredientes biocidas no sólo atacan a los gérmenes: en las personas irritan la piel, provocan alergias y causan reacciones sensibles en los ojos, la nariz, la garganta, además de dañar los pulmones.

Conviene que tomemos conciencia del peligro que entrañan estas sustancias tanto en nuestra salud como en el planeta. No podremos evitar el tener y usar algunos de estos productos, pero si podemos reemplazar muchos de ellos por preparados ecológicos, seguros y eficaces.

Fuente: ecologistasenaccion.org

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba