desalinización del agua

La desalinización para la problemática a la escasez del agua

El ser humano siempre ha tratado de buscar soluciones imaginativas para solventar los problemas más acuciantes. En este sentido la desalinización del agua mediante la aplicación de la técnica de la ósmosis inversa, ha demostrado ser una solución eficaz para afrontar el grave problema económico, social y humanitario que puede suponer la escasez de agua potable.

¿Quieres comprar uno de nuestros sistemas de ósmosis inversa? SÍ QUIERO

Según fuentes del sector, actualmente hay 17.000 plantas en 150 países del mundo. La capacidad global de desalinización es de 66,5 millones de metros cúbicos de agua al día. Este dato nos habla bien claramente que existe unanimidad por parte de los gobiernos en apostar por la desalinización del agua mediante la ósmosis inversa para solucionar el problema de la escasez de agua potable. Existen otros métodos para destilar el agua marina, pero la ósmosis inversa es el más extendido. Seis de cada diez desalinizadoras emplean este sistema, frente a cuatro de cada diez que usan otros métodos de destilación.

Agua captada directamente del mar para ser destilada mediante filtros

Las desalinizadoras captan el agua del mar mediante torres submarinas y pozos costeros. Una vez captada el agua empieza todo el sistema de filtrado para eliminar no sólo la sal sino también todas aquellas sustancias que son nocivas para el ser humano, como pueden ser, por ejemplo, la presencia de restos de metales pesados, sustancias contaminantes, arena, etc. De esta manera se garantiza que el agua que sale al sistema de suministro cumple con todas las normativas vigentes en materia de salud e higiene.

Tal vez te hayas preguntado entonces si el método de ósmosis inversa que se aplica en las plantas desalinizadoras es exactamente el mismo que el que puedes poner en tu casa. La respuesta es afirmativa. Los actuales equipos de ósmosis inversa doméstica emplean la misma técnica que las desalinizadoras, aunque, claro está, su capacidad de destilación es muy superior. Se podría decir que en el equipo de ósmosis de tu casa se llevan a cabo los mismos procesos que en una desalinizadora, pero en pequeño. Los fabricantes de sistemas de ósmosis inversa para desaladoras, de hecho aprovechan todo el conocimiento y tecnología que desarrollan en el ámbito industrial para aplicarlo después en el ámbito doméstico.

Una tecnología que cumple todos los requerimientos medioambientales

La ósmosis inversa es un complejo sistema de filtros y microfiltros. Mediante la presión osmótica, se consigue separar del agua todas las sustancias en suspensión, además de la sal. De esta manera conseguimos obtener del agua del mar una gran cantidad de agua potable, lista y apta para el consumo humano. El resto del agua, la que contiene la sal además de otras sustancias, vuelve a ser tratada de manera que se retorna al mar con el menor impacto ambiental posible.

Los avances técnicos y tecnológicos están permitiendo, además que las nuevas plantas de desalinización sean mucho más eficientes y respetuosas con el medio ambiente. Hace años una crítica frecuente a las desalinizadoras y al sistema de ósmosis inversa era el alto consumo de electricidad y de agua para obtener agua apta para el consumo humano. En los últimos años se han producido mejoras en la eficiencia de las plantas, con lo que el aprovechamiento de los recursos es muy alto. Las plantas desalinizadoras actuales tienen en cuenta el reciclaje del agua no apta para el consumo, así como la reducción del impacto medioambiental.

300 millones de personas beben agua proveniente de desalinizadoras

Se calcula que diariamente unos 300 millones de personas están utilizando agua de mar destilada mediante este sistema, que garantiza la calidad y el acceso de agua potable a la ciudadanía. Y es que si miramos las cifras, nos daremos cuenta de que la desalinización del agua marina mediante la ósmosis inversa es una solución muy sensata desde todos los puntos de vista.

En muchos países del planeta hay una verdadera carestía de agua dulce y potable, y eso supone todo un reto para los gobiernos y para la ciudadanía. Al planeta Tierra se le conoce como el planeta azul, porque es el color que predomina desde el espacio. Pero curiosamente, nos encontramos con que en realidad la mayor parte del agua que hay no es apta para el consumo directo del ser humano, ya que es salada al encontrarse en el mar. La desalinización del agua ha permitido que muchos países puedan solucionar el problema de la escasez de agua potable para sus ciudadanos.

Sabemos que el 71% de la superficie del planeta corresponde a agua. Pero se da la paradoja que tan solo un 3,5% del agua disponible se puede considerar apta para el consumo humano de manera directa: es la que está en los lagos, en los manantiales, en los ríos, etc. El resto se encuentra de forma salada, en mares, océanos o lagos salados. Afortunadamente las desalinizadoras, apoyadas en la tecnología de la ósmosis inversa, han contribuido decisivamente a reducir el grave problema que supondría la falta de agua potable para el futuro de la humanidad.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba