fase-de-depuracion-de-agua

La fase de depuración de agua del grifo

La fase de depuración de agua es un complejo sistema mediante el cual conseguimos convertir el agua que se capta en el medio natural en una bebida que sea apta para el consumo humano. Como sabemos, cuando se captan aguas de los ríos, de los pantanos y embalses, etc, hay bastantes posibilidades de que esa agua esté contaminada por variedad de hongos, virus, bacterias, microorganismos en mayor o menor medida, que si no se eliminan, pueden ocasionar desde enfermedades leves hasta la muerte.

Un adecuado proceso en la fase de depuración de agua del grifo hará que se convierta en un líquido y en una bebida que cumpla todas las garantías sanitarias para el consumo humano. En todas las ciudades y núcleos urbanos contamos con estaciones depuradoras de aguas residuales, y son una infraestructura imprescindible para garantizar unas condiciones de bienestar básico en la población. En estas estaciones se lleva a cabo la imprescindible fase de depuración de agua de grifo.

¿Quieres saber más sobre los equipos de ÓSMOSIS? SÍ QUIERO

Un proceso altamente regulado por la Administración

Es importante saber que los protocolos de depuración del agua están regulados según el propio gobierno, que de acuerdo a normativas de alcance comunitario, fijan el estándar de calidad del agua de grifo que se considera apta para el consumo humano. De hecho en el Boletín Oficial del Estado se recogen todo el régimen jurídico de la reutilización de las aguas depuradas.

Igualmente, el funcionamiento de las Estaciones depuradoras de aguas es en realidad bastante similar en todas partes. El agua está sujeta a una gran regulación y a un fuerte control por parte de las autoridades sanitarias en particular y gubernamentales en general, por lo que los protocolos de funcionamiento de las depuradoras son prácticamente comunes a todas las instalaciones.

Un examen en profundidad de las muestras de agua

En relación a los tipos de tratamientos aplicados para la potabilización del agua, éstos dependen en gran parte de las características y cualidades del agua que se capta en origen, y a las cualidades del agua que deseemos obtener. En este sentido, lo primero que se realiza en una planta depuradora de aguas residuales es un detallado examen y análisis de la calidad del agua. Este análisis, que se realiza a diario en repetidas ocasiones, es importante para conocer si las cualidades del agua que se capta en origen se mantienen estables o bien si hay variaciones puntuales en la composición del agua.

En una depuradora se lleva a cabo una depuración del agua por medios físicos, químicos y biológicos. Es decir, que el proceso por el cual se obtiene el agua apta para el consumo humano va más allá de usar determinados componentes químicos. Por ejemplo, gran parte de los sedimentos (arena, grasa, ramas, piedras, hojas, papeles, plásticos, se eliminan mediante procesos físicos. Por este medio se consigue eliminar gran parte de la suciedad pero no de la contaminación, por ello mucha gente se pregunta qué elementos tiene realmente el agua de su hogar y cómo mejorar el agua del grifo.

trasladar el descalcificador

Procesos físicos, químicos y microbiológicos para depurar el agua

En la fase de depuración de agua es importante el uso de productos químicos en su justa medida. En esta fase se usan el cloro y el fluor, pero también otros desinfectantes y también el intercambio de iones. En determinadas ocasiones también se usan procesos microbiológicos, ya que hay determinadas bacterias y microorganismos que se nutren de sustancias orgánicas que son biodegradables.

Mediante estos procesos conseguimos agua apta para el consumo humano, pero también se puede obtener agua para reutilizar (agua de regadío, agua para el uso industrial, etc). De hecho, uno de los grandes retos a los que nos enfrentamos como sociedad es la gestión del agua y el máximo aprovechamiento de la misma. Los países en los que el agua es un bien escaso tienen ya muy asumida esta tendencia, no sólo por una cuestión económica sino también por temas de conciencia medioambiental.

De la planta depuradora al grifo de tu casa

Una vez que el agua sale de la estación de tratamiento, se lleva a cabo la distribución de la misma. Normalmente estas infraestructuras están ubicadas cerca de los núcleos de población. El agua se almacena en depósitos, y mediante un sistema de tuberías, es distribuida a los domicilios. La red de agua normalmente es administrada por la administración pública, aunque en ocasiones empresas del sector privado también comparten esa responsabilidad.

A pesar de que las compañías de gestión del agua nos garantizan que el agua que saldrá del grifo es de calidad, resulta difícil asegurar que entre la planta potabilizadora y el domicilio el agua no sufra algún tipo contaminación leve, ya que nadie puede asegurar el buen estado de las tuberías fruto del desgaste y deterioro con el paso del tiempo. Por este motivo, es una buena idea realizar análisis para asegurarse de la calidad del agua instalando equipos de tratamiento del agua que nos ayuden a mejorar la calidad de la misma en nuestro propio domicilio.

¿Te preocupa la calidad del agua de tu hogar?

Sal de dudas con un test gratuito del agua

Acepto la polÌtica de privacidad de la web

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba