Este niño canadiense cambió la vida de 760 mil personas en África

Su futuro quedó marcado cuando tenía tan solo seis años. En una típica clase de colegio, el ahora universitario canadiense Ryan Hreljac quedó impactado cuando su profesora contó que con tan solo 70 dólares se podía ayudar a construir un pozo de agua en África, un continente en el que muchos de sus habitantes morían por la falta de acceso a agua potable.

Decidió entonces iniciar una colecta en su propia casa. La tarea no resultó fácil. Durante cuatro meses realizó varias tareas domésticas para recaudar fondos. Pero descubrió entonces que el dinero sería insuficiente para construir el pozo. “En realidad, había que perforarlo antes y eso elevaba el costo a 2 mil dólares.

Fue ahí que decidió apelar a la solidaridad de sus amigos, que a su vez, recurrieron a sus familias para ayudar en la causa. Finalmente logró recaudar los fondos suficientes para construir un pozo para la escuela primaria en el norte de Uganda. Corría el año 1999 y tenía 7 años. Dos años después, visitó la obra. “Fue una locura. Unas 5 mil personas estaban ahí para recibirlo. Todos estaban muy entusiasmados.

Ese mismo año se creó la Fundación del Pozo de Ryan y desde entonces más de 760 mil personas se han beneficiado con este proyecto iniciado por un niño de 6 años.

Ryan tiene ahora 21 años y estudia Desarrollo Internacional en la Universidad en Canadá. Pese a ser un universitario atareado, no descuida su fundación.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba