Soluciones para el tratamiento de agua | Culligan

Escasez de agua dulce: Causas y consecuencias

La escasez de agua dulce se ha convertido en uno de los problemas más acuciantes cada vez en más zonas del mundo. El agua dulce es fuente de vida. Sin acceso al agua de calidad para el consumo, la industria o la agricultura, no sería posible que pudiéramos garantizar el desarrollo económico y social. El agua es un recurso estratégico y los gobiernos desarrollan políticas comunes para gestionarla de la manera más eficiente. Y es que una politica equivocada en materia de agua puede provocar conflictos entre regiones o países.

Pese a que desde los gobiernos de los países más avanzados se están llevando a cabo campañas informativas y de sensibilidad social y medioambiental sobre la escasez de agua dulce, vemos que en algunas potencias emergentes el gasto de agua por persona y día no sólo no se reduce sino que va en aumentando. Los países con mayor capacidad tecnológica han demostrado que es posible mantener el bienestar sin necesidad de derrochar agua. Actualmente disponemos de los conocimientos y de la sensibilidad medioambiental necesarios para superar el reto de la escasez del agua, ya sea mediante la reducción del consumo, el mejor aprovechamiento de los recursos, o alternativas como la construcción de plantas desalinizadoras que aseguren el suministro.

 

¿Quieres saber más sobre nuestros DESCALCIFICADORES? SÍ QUIERO

 

Escasez de agua dulce y cambio climático

La escasez de agua se suele dar en zonas del planeta donde las lluvias son escasas. Estas zonas geográficas son más propensas a sufrir episodios de sequía, que pueden traer consigo restricciones en el consumo. En el mundo existen algunas capitales de países emergentes que están creciendo a un ritmo vertiginoso. Estamos hablando de ciudades de Ásia, África o América Latina que aún no han resuelto la asignatura pendiente del acceso al agua potable. Se estima que para el año 2025, 1.800 millones de personas estarán viviendo en lugares con escasez absoluta de agua.

La agricultura es la actividad económica que más agua precisa. Cuando hay sequía y restricciones, este es el sector de la economía que más sufre. Y también sufre el ser humano, ya que sin agua no hay alimento. El reto para los próximos años es conseguir que los agricultores puedan disponer de sistemas de riego mucho más eficientes, en los que no se malgaste ni una gota de agua.

Cuando hablamos de escasez de agua dulce no podemos dejar de hablar del cambio climático y los efectos que éste puede tener en los recursos hídricos. Si continúan derritiéndose los glaciares en las regiones polares, la disponibilidad de agua podría disminuir. El aumento del volumen de los océanos haría que los niveles del mar se elevaran, contaminando con agua de mar las fuentes de agua dulce a lo largo de las regiones costeras.

 

La escasez del agua dulce es un problema de alcance mundial

La escasez del agua dulce es uno de los grandes retos que la humanidad va a tener que afrontar en los próximos años. El cambio climático y la destrucción de ecosistemas por la acción inconsciente o irresponsable del hombre en los últimos siglos han motivado que el acceso al agua dulce potable sea  una de las grandes asignaturas pendientes de la mayoría de los países del mundo, en especial de aquellos con recursos hídricos y económicos más limitados.

Hablamos de escasez de agua dulce cuando tenemos unas reservas en los pantanos que son insuficientes para garantizar el suministro a medio y corto plazo. Las reservas de agua en los pantanos suben y bajan en función de las lluvias. Como sabemos, hay años en los que se cumplen o se superan las previsiones de lluvia y se puede almacenar más agua, pero en los últimos años hemos sido testigos de una reducción de la capacidad de los pantanos a causa de la poca lluvia acumulada.

El problema con la escasez del agua dulce no sólo es grave para nosotros como ciudadanos, sino que lo es si cabe más para la agricultura y para la industria. Como sabrás, la agricultura es la responsable de gran parte del consumo de agua potable, en especial en los cultivos de regadío. La industria es también una gran usuaria de agua dulce. Tanto a nivel industrial como a nivel agrícola, ambas industrias están realizando esfuerzos muy grandes por moderar o reducir el gasto de agua, reciclando y volviendo a usar la misma más de una vez.

A día de hoy se calcula que aproximadamente 1.200 millones de personas no tienen acceso a agua dulce y potable. La garantía de suministro de agua no está asegurada para los próximos años y las previsiones que han realizado diversos organismos internacionales al respecto no invitan precisamente al optimismo. Según coinciden diversos observatorios, la escasez de agua dulce amenazará en las próximas décadas a dos tercios del planeta, ya que se prevé un aumento de la demanda de agua de sobre el 40% debido al aumento de población.

 

Soluciones a la escasez de agua dulce

Los gobiernos y organismos tratan de buscar una solución al problema de la escasez de agua dulce. Ciertamente, los expertos señalan que no hay una sola solución, sino que el problema de la escasez de agua dulce se debe abordar siguiendo varias estrategias a la vez. Por un lado, el reciclaje y la reutlización del agua, por otro mejorar los sistemas de almacenaje y gestión, y apostar por la desalinización en algunos casos determinados. En cuanto a las fuentes, lo ideal para un país o región es que no depende de una única fuente, sino que pueda garantizarse el suministro por diversas vías a la vez.

En este sentido son muy importantes y efectivas las campañas de sensibilización que se están realizando desde las diversas administraciones para reducir el consumo de agua progresivamente. Debemos inculcar a los jóvenes que no hay que malgastar el agua. Reduciendo el consumo de agua podemos equilibrar de manera más sencilla la demanda. Este es uno de los principales retos de la escasez de agua dulce.

Es interesante ver qué están haciendo determinados países ante la escasez de agua dulce. Una de esas soluciones para planificar el suministro y el acceso al agua es la recarga de acuíferos y aguas subterráneas para ayudar a reforzar las existencias. Lo que se hace es inyectar o infiltrar el exceso de agua superficial en los acuíferos que están bajo tierra, tanto en depósitos “naturales” como en depósitos artificiales.

trasladar el descalcificador

La garantía del suministro de agua dulce es un gran reto mundial

La industria lleva ya bastante tiempo reciclando y reutilizando agua gracias a circuitos cerrados. Evidentemente, si esa agua ha sido empleada en determinados procesos químicos, deberá ser tratada antes de devolverla a su ciclo. El agua reciclada se puede usar luego en actividades como la agricultura o el regadío, pero nunca para el uso doméstico o para el consumo humano.

La desalinización es una solución muy arraigada en lugares donde hay problemas con la escasez de agua dulce. Coger agua del mar y transformarla en agua potable es una solución tecnológica muy implantada en zonas como el arco mediterráneo o el golfo pérsico. Actualmente hay unas 16.000 plantas desalinizadoras instaladas en todo el mundo, que están solucionando, en parte, el problema de la escasez de agua dulce en el mundo. No obstante, tiene un inconveniente, y es la gran cantidad de energía que necesitan para su funcionamiento.

Como vemos, el problema de la escasez de agua dulce es todo un reto para la humanidad, y exigirá que todo el conjunto de la ciudadanía e instituciones den lo mejor de sí para solucionar este gran problema que amenaza el futuro de nuestro planeta.

¿Te preocupa la calidad del agua de tu hogar?

Sal de dudas con un test gratuito del agua

Acepto recibir información, novedades y promociones.

Acepto la política de privacidad de la web

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba