filtros-de-agua

¿En qué consiste el funcionamiento de ósmosis inversa?

El funcionamiento de un sistema de ósmosis inversa consiste en hacer pasar el agua de la red por una membrana semipermeable para obtener agua pura. Los domicilios que quieren disfrutar de agua purificada tienen en los equipos de ósmosis inversa la mejor herramienta para conseguirlo. Estos equipos de ósmosis inversa se instalan normalmente debajo del grifo de la cocina. Gracias a un sistema de filtros, se consigue eliminar del agua todas aquellas sustancias que repercuten negativamente en la pureza y en la calidad, y se obtiene agua osmotizada libre de bacterias y con el mejor sabor para beber.

¿Quieres comprar uno de nuestros sistemas de ósmosis inversa? SÍ QUIERO

Los consumidores suelen eligir el agua osmotizada para el consumo directo, ya que es sin duda el agua con mejores características para beber, cocinar, preparar café e infusiones, etc. Además, es muy apropiada para todas las tareas del hogar. Y es que el agua de la red de suministro en ocasiones contiene impurezas, malos sabores y malas olores, atribuibles a las sustancias y partículas que se encuentran en suspensión en el agua. Independientemente de que las autoridades sanitarias y políticas nos digan que el agua de suministro es buena, la verdad es que en ocasiones no cumple las expectativas de la ciudadanía en cuanto a criterios de calidad.

Tecnología puntera para conseguir agua osmotizada

La tecnología de la ósmosis inversa no es nueva, sino que tiene ya más de medio siglo de antigüedad, y fue usada por los primeros astronautas de la NASA. Pero en realidad, el fenómeno de la ósmosis es mucho más antiguo, ya que se encuentra en la naturaleza. Incluso en nuestro cuerpo humano, hay algunas funciones vitales e intercambios celulares que se realizan mediante el proceso de ósmosis, como por ejemplo la función depuradora de la sangre de los riñones. El agua osmotizada es muy conveniente para la salud, ya que es muy ligera y por consiguiente es muy diurética. De esta manera el agua osmotizada se puede eliminar con mayor rapidez que otros tipos de agua no tan puras.

Los equipos de ósmosis inversa tienen un mecanismo que permite pasar el agua a través de una serie de membranas semipermeables. Gracias a la presión osmótica, estas membranas son capaces de retener todas aquellas sustancias que se encuentran en suspensión en el agua, y que son las responsables de la mala calidad y de la impureza de la misma.

Agua filtrada para tener en casa la mayor pureza

Una vez que el agua ha pasado por las membranas y filtros de nuestro equipo, tenemos agua osmotizada. Esta agua, según la Organización Mundial de la Salud, es la más indicada para el consumo humano, ya que tiene un nivel de mineralización bajo, por debajo del umbral de las 100ppm, lo que la convierte en la ideal para nuestro hogar, tanto para beber como para todo. Su sistema de filtrado hace que el agua osmotizada esté libre de bacterias, virus y otras sustancias contaminantes.

Desde el punto de vista técnico, el proceso de ósmosis inversa funciona bajo una regla de la física bastante conocida: cuando tenemos dos líquidos similares (en este caso, agua) que están separados por una membrana que es permeable, pero las concentraciones de sólidos son diferentes, el fluido que tiene menor concentración pasa a través de la membrana hasta el momento en que la concentración que hay en los sólidos de los dos lados se consigue igualar.

El sistema de filtros logra eliminar la mayor parte de bacterias y virus

Esta tecnología es la que permite que podamos purificar el agua. El sistema de membranas consigue eliminar hasta el 95% de las sustancias que hay en suspensión en el agua, como por ejemplo bacterias, microorganismos y otros sólidos que están disueltos en el agua. A ambos lados de la membrana, tras el paso del agua, hay una diferencia de altura entre ambos líquidos, y esto es lo que se conoce como la presión osmótica.

Instalar un equipo de ósmosis inversa en tu domicilio tiene muchas ventajas para el bienestar familiar. En primer lugar, cuando se instala el equipo de ósmosis inversa, ya no se requiere de la adquisición ni de la aplicación de ningún producto químico para el tratamiento y el filtrado del agua. Desde su instalación, el agua del grifo ya no tendrá ni los olores ni los sabores raros de antes. Además, podrás disfrutar de los beneficios del agua osmotizada, que como es baja en sodio, es muy adecuada para las personas con la presión alta o algunas enfermedades hepáticas. Al no contener bacterias, microbios, virus, etc, el agua osmotizada es muy apropiada para las personas que tienen bajas las defensas al estar recuperándose de alguna enfermedad grave.

En el mercado hay diferentes equipos de ósmosis inversa. Conviene que te pongas en contacto con tu proveedor de soluciones para el tratamiento para el agua, y te dejes asesorar por un profesional en la materia para que puedas disfrutar en casa del agua de mayor calidad y pureza.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba