consumo-de-agua

El consumo de agua responsable es la garantía de un futuro mejor

El agua es un recurso escaso. Un consumo de agua responsable es indispensable si queremos tener un mundo más justo y sostenible según el último informe de la ONU.

Escalofriante informe de la ONU

En marzo las Naciones Unidas han hecho público el último informe sobre el Desarrollo de los Recursos Hídricos en el Mundo 2015, elaborado dentro del marco del Programa Mundial de Evolución de los Recursos Hídricos (WWAP).

En este informe se indica que de aquí al 2030, si no hay cambios, nuestro planeta tendrá un déficit de agua estimado en un 40%, llegándose a la conclusión que para revertir esta situación se hace indispensable cambiar todas las políticas con el fin de aprender a administrar de una manera sostenible este recurso, es decir, aprender a hacer un consumo de agua más eficiente.

Pero la solución a este problema es mucho más compleja de lo que parece. El acceso a fuentes de agua es determinante para el desarrollo económico y, sobre todo, para la lucha contra la pobreza y la desigualdad. La gestión del agua será el gran caballo de batalla a nivel mundial en las próximas décadas.

Consumo de agua responsable

La sobreexplotación de las fuentes de suministros de agua tradicionales, la contaminación de los acuíferos subterráneos y la influencia negativa del cambio climático, unida a la intensificación de la presión de todos estos aspectos sobre los recursos hídricos disponibles, provocará en un futuro no tan lejano una importante competencia por la disponibilidad de agua entre diferentes sectores económicos afectados, llegando al extremo que esa competencia afecte a regiones e incluso a países.

Con este oscuro panorama que nos muestra este informe se hace indispensable modificar los métodos que en la actualidad se utilizan para evaluar, gestionar y utilizar un recurso vital como es el agua. El consumo de agua responsable tiene que ser la base de las políticas de todos los países, con una visión amplia del problema a medio y largo plazo, y teniendo en cuenta las cuestiones medioambientales que este problema acarrea.

Las administraciones públicas se han de tomar la iniciativa en la gestión del agua y en la solución de los problemas que se nos plantean. Está en sus manos redefinir los programas energéticos donde las energías renovables tomen protagonismo (energía solar sobre centrales térmicas para producir electricidad), reducción del consumo de agua en el sector que más consume como es la agricultura (gracias a subvenciones que incentiven el ahorro) o invertir en la gestión de aguas residuales y vertidos protegiendo de esta manera cuencas hidrográficas.

Retos importantes los que se plantean para un futuro inmediato. Restos apasionantes a los que hay poner solución de forma inminente. El futuro del planeta está en juego.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba