instala el descalcificador

¿Dónde se instala el descalcificador?

El descalcificador es un aparato que muchas familias instalan en sus domicilios para solucionar el problema del exceso de cal en el agua. La instalación del descalcificador genera algunas dudas por parte de las personas que lo adquieren. Existen algunas preguntas acerca de la instalación del descalcificador doméstico y de sus precios, por lo que conviene despejar todos los interrogantes sobre esta cuestión.

¿Quieres comprar uno de nuestros sistemas de ósmosis inversa? SÍ QUIERO

En primer lugar, hay que señalar que un descalcificador se puede instalar prácticamente en cualquier lugar de tu domicilio. Por lo general se trata de equipos compactos y pequeños de precio accesible, que pueden ser instalados con facilidad en cualquier tubería o conducto de agua de la casa. No obstante, que puedan ser instalados en casi cualquier lugar no significa que no importe el lugar donde lo instalamos.

Se recomienda instalar el descalcificador cerca de la llave de paso general

Por lógica y sentido común, lo más conveniente cuando recibimos un descalcificador doméstico en nuestro domicilio es que hagamos la instalación lo más cerca posible de la llave de paso general. Este es el lugar más recomendable donde se puede instalar un descalcificador y lo es por varios motivos: en primer lugar, porque es fácilmente identificable y suele estar ubicada en un lugar al cual es sencillo acceder.

La llave de paso general deriva el resto de conductos de agua al resto de la casa. Por tanto, si el agua al pasar por el descalcificador queda limpia del exceso de cal, tendremos agua libre de cal para todo el domicilio. Por consiguiente, podremos disfrutar de agua sin cal tanto para la cocina, para los baños, para el jardín, etc. De esta manera rentabilizaremos mucho más la inversión realizada en la adquisición del aparato.

La instalación del descalcificador es sencilla y rápida

Otro de los motivos por los que se recomienda la instalación del descalcificador doméstico cerca de la llave de paso general es por la simplificación de la instalación. Además, desde el punto de vista estético, resulta más ventajoso instalar el aparato en ese lugar. Si optamos por instalar el descalcificador en cualquier otro conducto de agua de la casa, tendremos que gastar el dinero en romper paredes y volverlas a tapar.

En el mercado hay varios tamaños de descalcificadores. Seguramente te sorprenderá la diferencia en las dimensiones que hay entre los más grandes y los más pequeños. Hay modelos de descalcificador muy compactos, que están pensados para domicilios pequeños en los que la dureza del agua no es tan alta y por consiguiente, no necesitan una capacidad tan grande de eliminación de la cal.

Hay descalcificadores de diferentes tamaños que se adaptan a tus necesidades

Sin embargo, hay equipos de descalcificación que, por sus dimensiones, necesitan de un mayor espacio. Estamos hablando de aparatos que son más indicados para domicilios o edificios que tienen no sólo un gran consumo diario de agua sino que además tienen un grave problema con el exceso de dureza del agua.

En realidad, hoy en día técnicamente es posible la instalación de un descalcificador en cualquier domicilio. Los modelos de descalcificador son cada vez más compactos, y disponemos de las herramientas técnicas para poder instalarlos en casi cualquier lugar. Más allá de criterios estéticos y económicos, hoy en día no nos faltan razones para tener un descalcificador en casa. Disponemos de soluciones para poder instalar un descalcificador en cualquier domicilio, por pequeño que sea.

El descalcificador es la mejor arma para combatir la dureza del agua

Como sabrás, la dureza del agua depende en gran parte del lugar donde vivimos. La cantidad de cal en el agua viene determinada por las características del subsuelo. El agua proviene de las montañas y de los pantanos. Hasta llegar a nuestro domicilio arrastra gran cantidad de sedimentos. Especialmente en zonas como la costa mediterránea el agua destaca por su gran dureza, es decir, su gran contenido en cal. Hace tiempo, si vivíamos en una zona que destacaba por la dureza de su agua, poco o nada podíamos hacer, pero afortunadamente hoy en día, los descalcificadores se han puesto al alcance de la mayoría de las economías domésticas y son una buena respuesta para afrontar el problema del exceso de cal. Y es que más allá del problema del mal sabor y el color blanquecino del agua, un agua demasiado dura tiene una repercusión muy negativa tanto para nuestra salud como para la economía doméstica.

El agua con un exceso de cal está relacionada con problemas en la piel y en el cabello. Además, la cal es muy dañina para electrodomésticos como la lavadora, el lavavajillas, las calderas y calentadores, etc. La cal reduce la vida útil de estos electrodomésticos y precipita la aparición de averías. La instalación de un descalcificador doméstico es sencilla y rápida. En pocos minutos vas a dar un enorme salto de calidad en el agua de tu hogar y te olvidarás para siempre del problema del exceso de cal.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba