cómo quitar la cal del agua

Cómo quitar la cal del agua

Seguro que muchas veces te has preguntado cómo quitar la cal del agua, que tanto perjudica a la limpieza de la casa y a los electrodomésticos como lavadoras o lavavajillas. La dureza del agua es un gran problema que afecta a un gran número de personas en su domicilio. Los inconvenientes de tener un agua con demasiada cal en casa son muchos y suponen un grave perjuicio no sólo para nuestro bolsillo sino también para nuestra salud.

Si no sabes cómo quitar la cal del agua te informamos acerca de un sistema de tratamiento de agua específico para ello: instalar en la toma del agua un descalcificador doméstico. Estos aparatos eliminan o reducen casi la totalidad de la cal del agua mediante un tratamiento que permite rebajar la dureza del agua hasta los niveles que se consideran recomendables por parte de las autoridades sanitarias.

 

¿Quieres saber más sobre nuestros DESCALCIFICADORES? SÍ QUIERO

 

Es importante que sepamos cómo quitar la cal del agua porque un agua excesivamente dura contiene un gran número de minerales como el magnesio, el hierro, el calcio, el manganeso, etc… que se encuentran en disolución. Se trata de minerales y sustancias que se encuentran en el subsuelo, en las cañerías… y que llegan a nuestra casa por el grifo.

Desventajas de tener agua con cal en casa

Desde el punto de vista económico es fundamental que sepamos cómo quitar la cal del agua porque es beneficioso para nuestros electrodomésticos ya que facilita su funcionamiento y, en consecuencia, su vida útil se alarga. Ten en cuenta que la cal se incrusta en calderas, lavavajillas, lavadoras, etc… y que a causa de estas incrustaciones obligamos a los motores a que trabajen a mayor rendimiento. Esto ocasiona mayor desgaste en los electrodomésticos y un mayor consumo de energía por encima del que debería ser.

Por otro lado, también es importante saber cómo eliminar la cal ya que esta resta efectividad a los tensioactivos de los detergentes. A modo de ejemplo, piensa que en poblaciones que se caracterizan por tener el agua excesivamente dura, necesitamos poner una dosis de hasta el doble de jabón para conseguir el mismo poder de limpieza que en otras ciudades o localidades que estén abastecidos por agua blanda.

Si instalamos un descalcificador en casa disfrutaremos de las ventajas del agua sin cal desde el primer día. Notaremos que en el fregadero, en la ducha… o en los vasos y platos se incrusta menos cal y que cuando limpiamos las mamparas, la vajilla o cualquier superfície transparente no vemos esa capa blanquecina de cal que es molesta y que nos obliga a lavar de nuevo.

Cómo quitar la cal del agua sobre grifos, baños y sanitarios 

Por otro lado, también existen remedios caseros que nos ayudan a combatir los inconvenientes de la cal. Por ejemplo, un remedio muy habitual para eliminar la cal sobre la grifería es pasar un trapo sobre ellas mojado con vinagre o con zumo de limón. El ácido acético y el ácido cítrico pueden mitigar el exceso de cal. Se recomienda que pases el paño mojado y dejes actuar por lo menos una hora. Pasado este tiempo se debe aclara bien la superfície para evitar el olor y sabor del vinagre o zumo de limón. 

Con las mamparas de baño hay que ser especialmente cuidadoso a la hora de eliminar la cal que se incrusta después de la ducha. La clave está en la constancia. Hay que lavar la mampara cada día con algún producto limpiacristales y una bayeta. También podemos vaporizar una mezcla de vinagre con agua y dejar actuar unos minutos antes de retirarla.

Es muy importante tener en cuenta también el inodoro para evitar que la cal se acumule. En el WC podemos aplicar una mezcla de vinagre con borax, y dejarla actuar más o menos durante una hora. Pasada la hora, podemos tirar de la cadena para aclarar esta mezcla. Otro remedio casero que podemos emplear en lugares como el lavabo es partir un limón por la mitad y restregarlo por su superfície, dejarlo actuar y enjuagar al cabo de un rato.

En el caso de los azulejos nos puede ir bien mezclar agua con vinagre, mojar una esponja y dejar actuar unos minutos antes de aclarar. Como vemos, hay varios remedios caseros que pueden sacarnos de un apuro, pero la mejor solución es optar por la instalación de un equipo de descalcificación para ahorrar tiempo y dinero en productos de limpieza.

Productos antical para el lavavajillas y la lavadora

Los electrodomésticos como el lavavajillas, la lavadora o las calderas de agua son los grandes perjudicados en casa si tenemos agua con un exceso de cal. Con el paso del tiempo la cal que hay en suspensión en el agua se va depositando en las paredes de las calderas y en las partes mecánicas de la lavadora o del lavavajillas, pero también en las cañerías. A simple vista puede ser que no nos demos cuenta, pero la acumulación de cal es progresiva y puede llegar a ocasionar averías irreversibles o muy caras de reparar.

Para solucionar este problema la industria química ha desarrollado una amplia gama de productos para eliminar gran parte de la cal. Estamos hablando de detergentes y pastillas antical recomendados por los fabricantes en cada uso. Todos estos productos químicos tienen una propiedad en común en su composición: contienen policarboxilatos activos, que previenen la formación de cal en los electrodomésticos. No obstante, estos productos hay que usarlos con carácter preventivo. Si nuestra lavadora o lavavajillas ya tiene incrustaciones de cal, no vamos a solucionar el problema. Simplemente vamos a conseguir que no se agrave el problema.

El precio de estos productos químicos antical puede oscilar entre los más asequibles y con menos cantidad de principio activo que están fabricados por marcas blancas de distribución, o bien aquellos que son más caros y con más valor añadido. En todo caso, hay que pensar que cuando hagamos la cesta de la compra, hay que destinar una cantidad mensual a adquirir estos productos químicos. Vale la pena que saquemos la calculadora y veamos cuánto dinero nos podemos ahorrar si decidimos invertir en la salud y el bienestar de nuestra familia, instalando un equipo descalcificador en casa.

 

La OMS recomienda ajustar los niveles de cal en el agua

Más allá de una cuestión de comodidad o el sabor del agua, tener en casa agua con un exceso de cal en su composición química atenta contra nuestra salud y contra el bienestar de nuestra familia. En los últimos años han aparecido estudios científicos y universitarios que relacionan el agua poco equilibrada con determinadas enfermedades de tipo óseo o cardiovascular. En este sentido vale la pena repasar algunas de las advertencias de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que nos recuerdan la importancia de quitar la cal del agua mediante el uso de tecnología.

Según este organismo sanitario de referencia mundial que asesora a las Naciones Unidas en materia de salud y desarrollo, deberíamos beber agua equilibrada, con el contenido justo en calcio, magnesio y demás minerales que nuestro cuerpo necesita para realizar sus funciones vitales normales y prevenir enfermedades como la arteriosclerosis, entre otras patologías. Esto significa que tan mala es para nuestra salud un agua con demasiada cal como un agua sin nada de cal.

Además de en las propiedades organolépticas, está demostrado que la dureza del agua, ya sea por exceso o por defecto, tiene una gran incidencia en el sabor. Si miramos en el mapa de España, nos encontramos con aguas muy blandas, con apenas 10 miligramos de carbonato de calcio por litro de agua, hasta con aguas muy duras, de más de 200 miligramos de carbonato de calcio por litro de agua. Como siempre, en el término medio está la virtud. La OMS señala que un agua aceptable para el consumo humano debería tener entre 100 y 300 miligramos de carbonato de calcio por litro de agua.

¿Sabes en qué te perjudica el agua dura?

La Organización Mundial de la Salud recomienda que el agua del grifo de tu casa tenga menos de 300 miligramos de carbonato de calcio por litro de agua. Si vives en la cuenca mediterránea de la costa española, es posible que el agua de tu casa no cumpla con los parámetros que sugiere este organismo sanitario internacional.

Relacionan el agua con un exceso de cal con enfermedades como las piedras en el riñón y los cálculos renales. Por otro lado, el agua muy dura también está desaconsejada para personas que sufran problemas o lesiones en la piel, como por ejemplo la dermatitis atópica, eczemas, soriasis, etc. Desde el punto de vista estético, el agua dura perjudica también a tu cuero cabelludo.

Los técnicos en reparación de lavadoras o lavavajillas pueden tener tarifas bastante altas. El precio por hora de trabajo puede situarse alrededor de los 30 euros. Además, hay que añadir el precio de los recambios, el transporte, etc. Vale la pena prevenir las averías usando productos antical, pero lo mejor de todo es instalar un equipo de descalcificación para cortar por lo sano y resolver el problema de una vez por todas.

 

trasladar el descalcificador

 

El agua con cal hace agujeros en tu bolsillo

En general, podríamos decir que un agua excesivamente dura en casa, como hemos visto, es el origen de un gran número de problemas que muchas veces no alcanzamos a valorar seriamente. Si nos detuviéramos en calcular minuciosamente, con una calculadora en la mano, el coste real que supone para nuestro bolsillo la dureza excesiva del agua, realmente nos daríamos cuenta que instalar un descalcificador en nuestro domicilio es imprescindible para el bienestar y la economía de nuestra familia.

Un caso concreto que puedes comprobar muy fácilmente es el tema de la cocción de determinados ingredientes. Seguramente habrás leído en los paquetes de legumbres que la dureza del agua está relacionada con mayor tiempo de cocción, mientras que las legumbres tardan menos tiempo de cocinarse si contamos con un agua reducida en cal. Por tanto, tener instalado un descalcificador en casa nos va a permitir poder reducir el tiempo de espera cuando estamos cocinando un ingrediente tan saludable como son las lentejas, las alubias, los garbanzos …

La dureza del agua impacta en la economía doméstica

Además de obtener un importante ahorro en el tiempo de cocción, al tener un agua menos dura vamos a ahorrar un gran importe en la factura del gas o de la luz, ya que tardará menos tiempo en cocinarse. Además, al tener un agua libre de cal, obtendremos una mejora sustancial en el resultado de nuestros guisos y elaboraciones culinarias. Otra gran mejora la experimentaremos cuando preparemos cubitos de hielo para nuestros cocktails o bebidas favoritas. Además, si somos amantes del café y del té, así como de otras infusiones, notaremos una mejora importante en el gusto de nuestras bebidas en los desayunos y en las meriendas.

Como ves, sólo hay que sacar una calculadora, y sumar, al cabo del año, cuánto dinero nos gastamos en productos de más, por culpa de la dureza del agua. También es el caso de los detergentes o en jabones de más, debido a la ineficacia de los tensioactivos y de los componentes de estos productos de limpieza cuando actúan con un agua excesivamente dura. Esto no sólo pasa con los jabones que usamos para el cuidado de nuestra piel y cabello, sino también con los detergentes que usamos para lavar la ropa, o para lavar la vajilla. Los mismos fabricantes de jabones y detergentes señalan que podríamos ahorrarnos prácticamente la mitad de jabón si disfrutáramos de nuestro domicilio de un agua menos dura.

 

¿Te preocupa la calidad del agua de tu hogar?

Sal de dudas con un test gratuito del agua

Acepto recibir información, novedades y promociones.

Acepto la política de privacidad de la web

2 comentarios en “Cómo quitar la cal del agua”

    1. Hola Sergio, para mas información, facilítenos un teléfono de contacto y así uno de nuestros técnicos le podrá aclarar todas sus dudas.

      Muchas gracias

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba