Culligan

descalcificador

¿Cómo ayuda el descalcificador en el ahorro de agua en casa?

El exceso de cal en el agua no sólo es nocivo para la salud y el bienestar de nuestra familia, sino que además es muy perjudicial para la economía. Numerosos estudios señalan que comprar un descalcificador de agua puede suponer un ahorro importante en la factura del agua, en la factura energética, y en la lista de la compra.

Tal vez te preguntes cómo es posible que un descalcificador doméstico pueda suponer tanto ahorro. La razón es muy sencilla. El exceso de cal en el agua es muy perjudicial para los electrodomésticos como calderas, lavavajillas, lavadoras, cafeteras, etc. La cal se va depositanto poco a poco en las partes mecánicas de estos electrodomésticos, reduciendo el rendimiento de estas máquinas.

¿Quieres comprar uno de nuestros sistemas de ósmosis inversa? SÍ QUIERO

Las incrustaciones acaban provocando averías en los electrodomésticos. Si alguna vez has tenido que llamar a un técnico para que te repare la caldera, la lavadora o el lavavajillas por una avería motivada por el exceso de cal, seguro que habrás pagado una buena y dolorosa suma de dinero por la reparación. Todo este tipo de averías se pueden evitar instalando en tu hogar un descalcificador de agua.

Un descalcificador para cortar por lo sano con el exceso de cal

Para cortar por lo sano con la cal y acabar de una vez por todas con el problema de la dureza del agua, no hay una decisión más inteligente que comprar un descalcificador doméstico. Con esto alargarás la vida útil de tus electrodomésticos, y éstos rendirán con las máximas prestaciones. Además, te ahorrarás un buen dinero en productos anticales y jabones.

Si lees la información que suele aparecer en la parte posterior de las cajas de jabón o detergente para la ropa o para los platos, verás que una parte importante de la composición de estos productos corresponde a los tensioactivos. Los tensioactivos son unas moléculas que son las encargadas eliminar la suciedad y la grasa en la ropa, en la vajilla, etc. Un descalcificador doméstico no hace otra cosa que potenciar el trabajo de los tensioactivos.

Es decir, que si compras un descalcificador, los jabones y detergentes que usas serán mucho más eficaces. O lo que es lo mismo, podrás usar menos jabón y detergente para conseguir el mismo poder de limpieza. Si miras otra vez en los envases de jabones y detergentes, verás que recomiendan usar menos cantidad de producto en zonas geográficas con menor dureza de agua. La dosis a utilizar puede reducirse incluso en menos de la mitad.

Un ahorro de entre el 50% y el 75% en jabones y detergentes

Así que imagina el dinero que te puedes ahorrar al cabo del año comprando sólo la mitad de jabón y de detergentes si instalas un descalcificador doméstico en tu hogar. Según varios estudios, el ahorro estimado en productos de limpieza se estima entre un 50% y un 75%, lo cual es una magnífica noticia para nuestros bolsillos y también para el medio ambiente.

Otra de las ventajas de tener instalado un descalcificador doméstico es que en los lavabos, en las duchas, en las copas, etc, no habrá incrustaciones de cal. Por un lado te vas a ahorrar el tener que volver a lavar de nuevo el baño, la ducha o la vajilla, con lo cual vas a ahorrar agua de nuevo, y por otro lado vas a ahorrar más jabón y detergente.

Además de ahorrar agua, un descalcificador puede hacer que ahorres tiempo y energía. La dureza del agua está íntimamente ligada con el tiempo de cocción de determinados ingredientes, como las legumbres. El exceso de cal retarda la cocción de garbanzos, alubias y otras legumbres. Sólo tienes que mirar el envase de tu paquete de legumbres y verás cómo en zonas con el agua dura, el tiempo de cocción de una olla de alubias puede demorarse entre media hora y una hora, nada menos.

El agua sin cal reduce el tiempo de cocción de muchos ingredientes

Por tanto, si instalas un descalcificador en tu hogar vas a ahorrar entre media hora y una hora cada vez que cocines legumbres. Ese tiempo lo podrás dedicar a otras actividades que consideres oportunas, con lo cual tendrás más tiempo libre para ti y para tu familia. Por no hablar del sabor del agua y del salto de calidad y de sabor que notarás en tus platos y en tus guisos.

Definitivamente, un descalcificador doméstico es una buena inversión que vas a rentabilizar desde el primero momento, ya que lo vas a notar en tu salud, en tu bienestar y en tu bolsillo desde el primer momento.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba