Soluciones para el tratamiento de agua | Culligan

huerto en casa

Beneficios de tener un huerto en casa

Los beneficios de tener un huerto en casa son muchos.  Lejos de ser una moda pasajera, es más bien una nueva manera de responsabilizarnos de nuestra salud y la relación que tenemos con los alimentos.

¿Quieres comprar uno de nuestros sistemas de ósmosis inversa? SÍ QUIERO

Beneficios de tener un huerto en casa

Consumo de más frutas y verduras. Poder disfrutar de productos propios de temporada libres de pesticidas, aumentando tanto la calidad de los alimentos como el consumo de los mismos.

Favorece al cuidado medioambiental. Se evita el transporte de mercancías entre el producto y el cliente final. El gasto energético por transporte es nulo ayudando a la reducción de emisiones.

Se puede llevar a cabo en cualquier lugar. No hace falta tener un jardín o una parcela extensa, los huertos urbanos permiten plantar todo tipo de hortalizas en balcones y lugares sin suelo de tierra, hoy día puedes encontrar un montón de utensilios para tener tu huerto en casa.

Favorece la reducción de estrés. Al ser una actividad relajada y de rutinas tranquilas, es muy recomendado para para personas de todas las edades.

Nada como la satisfacción personal. El hecho de comer frutas, verduras y hortalizas que uno mismo ha cultivado es siempre una recompensa. Poder disfrutar de todos estos beneficios tanto con tu familia como uno mismo es todo un placer.

Pasar tiempo en familia. Es una actividad agradecida que se puede practicar en familia. Además, entienden la responsabilidad de hacerse cargo de un proceso y la paciencia que conlleva. Es una buena opción de ocio lejos de aparatos electrónicos que le proporcionará estar en contacto con la naturaleza.

Es ideal para los niños, les ayuda a comprender los ciclos de cosecha y el funcionamiento de la agricultura. La observación de la naturaleza fomenta el conocimiento, el cariño y el cuidado de la misma.

Un agua de calidad es el principal cuidado del huerto en casa

Un huerto precisa una serie de cuidados a tener en cuenta. El principal que todo agricultor debe priorizar aún y teniendo un pequeño huerto en casa, es el riego. Utilizar un agua de calidad es primordial para tirar adelante la iniciativa y conseguir la máxima calidad de las verduras, frutas y hortalizas. De ello depende la cantidad de productos químicos no deseados del agua, que dicha agua como el cloro y esté libre de sales minerales.

El objetivo de un huerto no deja de ser conseguir sabores auténticos y alimentos frescos y ecológicos. No tendría sentido que todos nuestros esfuerzos en el huerto se vieran comprometidos por el agua de mala calidad, la cual resta eficacia incluso en los fertilizantes que se hayan optado por utilizar.

La solución para asegurar la calidad del agua es hacerse con un equipo de filtrado del hogar que proporcione agua osmotizada y libre de todo sedimento y elementos indeseables y poder disfrutar tranquilamente de los frutos de tener un huerto en casa.

El riego de las plantas con agua no tratada, interfieren en el correcto crecimiento y vigor del huerto que terminan dañando las raíces hasta tal punto que no permiten ni el crecimiento ni la floración adecuada. Incluso los microorganismos favorables existentes en la tierra, pueden morir a causa del cloro y dejan de transformar nutrientes asimilables para las plantas. Una cantidad elevada de cloro en el agua, ocasiona quemaduras en las hojas al regar directamente.

Otros cuidados a tener en cuenta si quieres tener un huerto en casa

Ubicación. Soporte accesible, pero sobre todo resistente para soportar el peso de maceteros y sustrato.

Accesos a luz y agua. Son necesarias al menos 6 horas al día de luz del sol. Lo ideal es una zona con luz directa pero protegida del viento. Tener el grifo cerca también es conveniente y práctico para regar tus hortalizas y verduras con agua osmotizada de calidad.

Fertilizantes orgánicos. Es vital utilizar fertilizantes, a ser posible orgánicos, aptos para huerta y que no suponga ningún peligro de toxicidad para el consumo humano. Entre ellos están el estiércol, compost, humus de lombriz o abonos verdes de plantas cultivadas y residuos del propio cultivo.

Tratamientos contra plagas, insectos y fungicidas varios. Intenta que sean orgánicos y naturales para que no suponga ningún riesgo de contaminación e intoxicación humana. Ejemplos son el agua de ajo o de cola de caballo. El agua utilizada en estos tratamientos tanto preventivos como de control ha de ser de una calidad suficientemente buena para que no reste propiedades al preparado, agua osmotizada y libre de residuos nocivos sería ideal.

Control biológico. Lo ideal es hacer control parasitario favoreciendo un equilibrio natural. De esta manera, los predadores naturales dichos parásitos indeseados para ayudar a mantener el ecosistema inherente. Para atraer a esta fauna auxiliar más acertado seria tener plantas aromáticas y flores. Dicha fauna necesita además de la alimentación, un ambiente sano, buena calidad en los sustratos y en el agua utilizada.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba