Soluciones para el tratamiento de agua | Culligan

como ahorrar energía en casa

5 propuestas para ahorrar energía en casa

¿Te gustaría ahorrar energía en casa? ¿Necesitas nuevas ideas para que el ahorro en la economía familiar sea realmente efectivo? Cuando hablamos de ahorrar energía enseguida nos viene a la cabeza cambiar algunos hábitos (cerrar grifos, apagar luces…) o plantear la sustitución de algunos elementos de nuestro hogar (bombillas de bajo consumo o electrodomésticos con mejor calificación energética por ejemplo). Algunas de estas medidas ya las hemos recopilado en artículos como el de Prácticas inteligentes para el ahorro de agua y energía”.

Pero la realidad es mucho más amplia que estas simples acciones si lo que realmente queremos hacer es reducir el gasto energético en casa. A grandes rasgos podemos decir que para mejorar la eficiencia energética de nuestro hogar las actuaciones que podemos implementar pasan por tres pilares básicos:

  • Actuar sobre elementos compositivos de nuestra vivienda. Implican obras y en el momento que los ponemos pasan a formar parte indisoluble de esa vivienda. Es decir, que si nos vamos no los podremos desmontar y llevárnoslos.
  • Actuar sobre elementos funcionales de nuestra casa. Principalmente implica actuar sobre instalaciones y aparatos o electrodomésticos. Algunas de estas actuaciones pueden ser desmontables y readaptables para otras viviendas.
  • Actuar sobre los hábitos cotidianos de todos los integrantes de vuestra familia. Aunque no lo parezca, es uno de los elementos que más pueden distorsionar la comparativa entre la eficiencia en los consumos entre diferentes hogares.

 

Ahorrar energía en casa: aspectos clave 

Con los tres puntos que os hemos indicado anteriormente ya os hemos dado una pista muy clara por donde pueden ir los tiros a la hora de plantearnos, de una forma decidida, conseguir ahorrar energía en casa.

A continuación os proponemos 5 maneras de reducir el gasto de energía a modo de paquetes con las que contribuiréis también a la reducción del importe de vuestras facturas:

 

OBRAS PARA LA MEJORA DE LA EFICIENCIA ENERGÉTICA

A lo largo de la vida útil de una vivienda se realizan varias obras. Algunas son reformas para adaptar el uso a las nuevas necesidades que plantean los usuarios. Otras obras las englobaríamos dentro de un proceso normal de mantenimiento de la finca. Y por último tendríamos las obras asociadas a intervenciones de rehabilitación causadas por el deterioro de la finca por un bajo o nulo mantenimiento.

Aprovechar todas estas obras para mejorar la eficiencia energética de una vivienda es una ocasión que no podemos dejar pasar. Si no se nos ocurre qué o cómo intervenir en esta línea, os recomendamos que os pongáis en manos de un experto en la materia (un arquitecto o un arquitecto técnico por ejemplo).

A grandes rasgos os diremos que las intervenciones más claras en esta línea son las que mejoran el aislamiento térmico de los elementos envolventes, es decir, (fachadas, medianeras y cubiertas). En estos casos la solución pasa por añadir aislamiento térmico, ya sea por el interior o por el exterior. Otras de las intervenciones en esta línea son la sustitución de ventanas por otras con rotura de puente térmico y dotadas de cristales con cámara y de baja emisividad térmica. Posiblemente sean las intervenciones más importantes que os planteamos, pero también son las más efectivas para poder ahorrar energía.

 

MEJORA DE INSTALACIONES

El salto evolutivo y tecnológico en las instalaciones es impresionante. Desde sistemas de producción de energía más eficientes (cogeneración) pasando por fuentes de energía más baratas y respetuosas con el medio ambiente (biomasa), existe un amplio abanico de opciones. Incluso la aplicación de la domótica al control de las instalaciones y elementos es una alternativa a evaluar.

También podemos incidir en el diseño de las instalaciones para mejorar su eficiencia. En muchas ocasiones basta con aplicar algo de sentido común en estos casos.

 

SUSTITUCIÓN DE ELECTRODOMÉSTICOS

Miremos donde miremos de nuestro hogar veremos un aparato electrónico. En el momento que su vida útil llega a su fin optemos por sustituirlos por otros con mejor calificación energética. Sólo bastará con que miremos la etiqueta energética. Esto implica ahorrar energía de una forma directa.

 

MANTENIMIENTOS

Cuando nos compramos un coche solemos consultar el manual de mantenimiento. Pues en nuestro hogar pasa lo mismo: asegurar que las ventanas cierran bien, que el rendimiento de la caldera es el adecuado, purgar radiadores, limpiar las placas solares, restituir elementos deteriorados por el paso del tiempo… Todas estas intervenciones son básicas para garantizar la eficiencia energética y también para mejorar el buen estado de nuestro hogar en su conjunto.

 

CAMBIO DE HÁBITOS

Y cuando todo lo anterior lo tenemos, llega lo más importante sobre lo que incidir: nosotros mismos. El uso racional de las energías basado en unos hábitos adecuados es lo que finalmente nos permitirá reducir el consumo de energía de una manera efectiva. Acciones como: poner lavados a baja temperatura, no meter alimentos calientes en la nevera, abrir la nevera lo imprescindible, no dejar electrodomésticos en stand by, ajustar la temperatura de la calefacción, de la refrigeración, del congelador o del frigorífico a niveles razonables, apagar las luces cuando no las necesitemos, apagar la calefacción si vamos a estar un periodo largo fuera de nuestro hogar…. ¡Hay infinidad de acciones centradas en cambios de hábitos personales!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba