Cómo ahorrar agua: consejos y trucos para reducir el consumo de agua

El agua es un bien escaso y muy valioso… así que aquí os dejamos consejos que aplicándolos a nuestra vida cotidiana hará que reduzca nuestro consumo.

Listado de consejos para ahorrar agua en el hogar

  1. En el baño
  2. En la ducha
  3. Lavavajillas
  4. Lavadora

Cómo ahorrar el consumo de agua en el baño

Para ahorrar el consumo de agua en el baño necesitamos modificar nuestros hábitos de consumo en esta estancia del hogar. Lograr esto es fundamental y para conseguirlo nos será útil seguir una serie de consejos y tener en cuenta sobre todo aspectos relativos al gasto de agua tanto si nos damos un baño o una ducha. El cambio en el consumo de agua es considerable entre un modo u otro de asearnos:

  • Debemos usar la ducha en lugar de darnos un baño: el agua que consumimos en una ducha durante cinco minutos es menor que la cantidad que gastamos al darnos un baño.
  • Si nos bañamos el consumo de agua se dispara hasta llegar a los 250 litros.
  • Una ducha puede consumir 100 litros en cinco minutos si usamos un cabezal normal, pero podemos reducir bastante este gasto de agua si equipamos la ducha con un reductor de caudal. Con este reductor sólo necesitaremos 50 litros.
  • Integrar un reductor de caudal en la entrada de los cabezales de la ducha es una medida que permite disminuir un consumo de 20 litros por minuto hasta convertirlo en sólo diez, en cinco minutos de ducha gastaremos la mitad.

Más consejos para ahorrar el consumo de agua en el baño

Otra norma para ahorrar el consumo de agua en el baño es cerrar el grifo mientras realizamos alguna actividad que no requiera mantenerlo abierto. Cepillar los dientes, afeitarse, enjabonar las manos, etc… durante ese tiempo el agua corre inútilmente y por esta razón el grifo se debe abrir sólo en el momento necesario. También es conveniente usar un vaso para cepillarse los dientes o aprovechar la pila del lavabo y llenarla para el afeitado, aseo, etc…

¡Importante! No utilizar el WC como si fuera una papelera. Cada vez que lo hacemos tiramos una gran cantidad de agua para deshacernos del papel.

Por supuesto, hay que reparar cuanto antes las fugas de los grifos. Detectar si existen averías que hacen que el agua escape poco a poco es vital, si esto sucede se pueden desperdiciar hasta 20.000 litros al año. Hay que fijarse si los grifos de la ducha y el lavabo cierran correctamente, deben impedir el goteo.

Grifos monomando, reductores de caudal y aireadores

Se puede mejorar la eficiencia para ahorrar el consumo de agua en el baño sustituyendo los grifos de tipo ruleta por otros monomando:

  • Los modelos de ruleta son los más usuales pero son inadecuados y suelen estropearse.
  • Los grifos monomando nos permiten regular mejor la temperatura y no es necesario volver a mezclar el agua al abrirlos.

La tecnología del grifo monomando mezcla el agua de manera distinta, con una única palanca se efectúa la apertura, mezcla del agua y cierre del grifo. Para variar la temperatura basta con mover en uno de los dos sentidos horizontales, conseguir mayor caudal se hace desplazando la palanca hacia arriba, y para cerrarlo hacia abajo.

Otra idea para ahorrar el consumo de agua en el baño consiste en instalar reductores de caudal. Se pueden integrar a las tuberías de los lavabos y de las duchas, su función es limitar el consumo de agua, impiden que se exceda a partir de cierta cantidad, que suele ser de 8 litros por minuto contra 15 por minuto en un grifo, y en una ducha 10 litros por minuto contra 20 por minuto.

También se pueden instalar aireadores. Pueden enroscarse en el caño del grifo, la función de los aireadores (tipo hembra o tipo macho) es introducir aire en el chorro de agua, lo que hace que salga con mayor fuerza, reduciendo el consumo hasta la mitad en muchos casos. Es una medida que permite al usuario sacar mayor rendimiento del grifo, porque el chorro sale con mucha presión.

Otro consejo interesante para ahorrar el consumo de agua en el baño es instalar un sistema que interrumpe la descarga del tanque del inodoro. Los que tengan inodoros con cisternas bajas pueden usar este método. El usuario tiene la opción de escoger entre dos volúmenes de descarga, de 6 a 9 litros o de 3 a 4 litros, también puede interrumpir voluntariamente la descarga con solo pulsar un botón.

Existe otro tipo de cisterna más elevada. El tanque se coloca a cierta altura y al descargar, el agua pasa hacia abajo por una tubería. El dispositivo que acciona la descarga es un tirador que cuelga de la cisterna. En estos modelos no es posible incorporar un dispositivo de interrupción de descarga, pero cabe la posibilidad de poner en la cisterna un contrapeso que interrumpe la evacuación del agua cuando se suelta el tirador.

La importancia de la calidad del agua

Un usuario concienciado estará atento a los sistemas que tiene en cuestión de ahorro de agua, no olvidemos que el baño es el lugar donde más agua se desperdicia. Otra zona donde también se suele gastar es la cocina, tanto para el consumo como para el lavado de platos y utensilios de cocinar.

En este sentido, es importante que el agua que usamos en nuestro aseo, así como el consumo vital, sea de la mejor calidad posible. Existen sistemas para mejorar la calidad del agua, para ello se usan diversas tecnologías como la instalación de equipos de ósmosis o descalcificadores.

Los descalcificadores permiten ahorrar el consumo de agua de los electrodomésticos y alargan la vida útil del aparato al eliminar el exceso de cal. Esta sustancia suele ser fuente de problemas en la electrónica de las resistencias, se acumula y obstruye las tuberías. La eliminación de la cal también permite usar menos cantidad de detergentes y jabones porque el agua no es tan dura y no se necesita añadir más producto para conseguir buena limpieza.

Por otro lado, la reducción de la cal en nuestra agua se traduce en mejor salud para nuestro cabello, piel o uñas, ya que se evita que se resequen.

Por último, no podemos olvidar un sistema clásico para ahorrar el consumo de agua en el baño. Con este método podemos conseguir que nuestra cisterna, si se trata de un modelo antiguo, gaste mucho menos. Se trata de introducir en el tanque una botella de litro y medio totalmente llena, de manera que cada vez que se vacíe estaremos ahorrando esos 1,5 litros de agua.

Esperamos que estos consejos os sean muy útiles para reducir tanto el gasto innecesario de agua en casa como el importe de la factura.

Soluciones para el ahorro de agua en la ducha

El consumo responsable de agua es hoy en día un compromiso que todo ciudadano debería tener con el medio ambiente. El ahorro de agua en la ducha es sin duda una de las mejores prácticas que podemos llevar a cabo en beneficio de la sostenibilidad, también en beneficio de nuestro entorno. Sabemos que a lo largo del día gastamos una gran cantidad de agua en nuestra higiene personal, pero hay algunos gestos o pequeños cambios de hábitos que nos pueden hacer ahorrar una gran cantidad de agua.

Y es que en una familia se pueden llegar a gastar miles de litros diarios entre las duchas de los niños y de los adultos, además de por el uso de los sanitarios. Es por eso que es importante encontrar algunas soluciones prácticas que nos ayuden en casa para evitar el despilfarro de agua. En este sentido cabe recordar que los pequeños gestos son poderosos, y que hay que concienciar a los más pequeños de la casa de la importancia de que ahorren agua en la ducha.

Ahorrar agua en la ducha diaria

Si tienes niños en casa, es una buena idea que puedan compartir la ducha para ahorrar agua. Según Ecologistas en Acción, en una ducha el consumo de agua puede llegar a ser de entre 50 y 100 litros. Como ves, la cifra es bastante oscilante. Esto es así porque hay aparatos de grifería que nos pueden ayudar a reducir el caudal del agua. Según algunas ocasiones de consumidores, la instalación de estos reductores de caudal puede ayudarte a reducir hasta el 50% el consumo de agua.

También es interesante que de vez en cuando revisemos el estado de los grifos, ya que en ocasiones el uso diario genera un deterioro que aumenta las pérdidas y fugas de agua que al cabo del año pueden llegar a sumar un gran número de litros. Por otro lado, cuando nos vamos a duchar, perdemos siempre varios litros de agua mientras esperamos que alcance la temperatura deseada. Existen ya algunos grifos termostáticos que permiten programar la temperatura, de manera que el agua sale directamente a la temperatura deseada.

Tecnología aplicada al ahorro de agua en tu domicilio

Los expertos aseguran que el siguiente paso en el ahorro de agua doméstico será el reciclaje del agua, del mismo modo que ya realizan algunas empresas que están comprometidas con el medio ambiente. En todo caso para reducir el consumo de agua, los avances tecnológicos de los próximos años van a ser la clave para ahorrar agua en la ducha.

Tips para ahorrar agua con el lavavajillas

El lavavajillas tiene mala fama ya que con frecuencia se le señala como el electrodoméstico que más agua nos hace consumir en casa. Pero ese poco prestigio que tiene es en parte inmerecido. Ahorrar agua con el lavavajillas es posible si sigues algunos consejos. Lo primero que deberíamos hacer es leer bien el manual del lavavajillas y conocer cuál es su etiqueta energética y cuáles son las opciones de ahorro de energía que nos ofrece en los diferentes programas de lavado. Conviene guardar siempre el manual ya que contiene información de gran valor para sacarle el máximo partido a nuestro electrodoméstico.

Los lavavajillas más modernos, es decir, los que cuentan con la etiqueta energética A son mucho más eficientes y gastan menos agua que un lavado a mano. Según señalan algunos fabricantes de los lavavajillas, podrías ahorrar alrededor de 30 litros de agua por lavado si haces un uso inteligente de tu electrodoméstico. Como puedes imaginar, al cabo del año esta cifra es muy grande y puede hacer que ahorres dinero y agua con el lavavajillas. La inversión en un lavavajillas moderno y eficiente, como ves, vale la pena.

Instala un descalcificador para combatir el problema del exceso de cal en el agua

Otro aspecto que te puede hacer ahorrar agua con el lavavajillas es la instalación de un descalcificador como solución al problema de la cal. Tal vez no lo sepas, pero el agua demasiado dura es muy perjudicial para electrodomésticos como el lavavajillas. El exceso de cal en el agua resta mucha eficiencia y eficacia a los ciclos de lavado, y acorta la vida del electrodoméstico ya que la cal se incrusta en las partes mecánicas del aparato. Por tanto, el agua con cal es responsable de muchas de las averías del lavavajillas.

Si instalas un descalcificador no sólo vas a ahorrar agua con el lavavajillas sino que además ahorrarás en detergentes y abrillantadores. El exceso de cal quita poder limpiador a los tensioactivos, las moléculas y partículas que hay en los detergentes que son las responsables de eliminar la grasa y la suciedad. Si conseguimos quitar la cal del agua, necesitaremos usar prácticamente la mitad del jabón en cada lavado, y también conseguiremos un ahorro adicional en agua porque no será necesario aclarar las copas y vasos después de cada lavado para quitar esa fina capa de cal que se deposita.

Llena el lavavajillas a su máxima capacidad siempre que puedas

Además, si instalamos un equipo descalcificador en casa nos ahorraremos al cabo del año una buena cantidad de dinero en esas pastillas antical que hay que poner en cada lavado si vives en una ciudad con problemas de dureza de agua. El agua sin cal es una gran ventaja para nuestra salud, bienestar y economía. Si consigues solucionar los problemas del exceso de cal, podrás sacar el máximo partido a tu lavavajillas y no sólo ahorrarás tiempo sino además dinero en cada lavado.

Obviamente, un truco para ahorrar agua con el lavavajillas es llenarlo hasta su máxima capacidad. Si en casa sóis una familia numerosa eso no suele ser problema, pero si sois una pareja tal vez tendrás que acumular los platos uno o dos días hasta que consigas llenar el lavavajillas. El inconveniente es que, especialmente en verano, por el efecto de las altas temperaturas puede ser que en el lavavajillas haya malos olores. Eso se combate comprando un ambientador para lavavajillas.

Usa las opciones de lavado económico y ecológico

Otra opción es usar los programas de media carga que muchos lavavajillas ya incorporan hoy en día. Estos programas están pensados para hacer un ciclo de lavado con la mitad de carga, con el consiguiente ahorro de agua y de energía. Los lavavajillas más modernos también incluyen opciones de lavado “ecológicas”, con menor consumo de agua y de detergente. Este tipo de funciones son adecuadas cuando los platos, vasos y copas que ponemos en el lavavajillas no están demasiado sucios. Serían justo lo contrario a la opción de lavado intensivo para vajilla, vasos y copas muy sucios.

Para poder usar estas opciones de lavado “ecológico” es conveniente que previamente, en el fregadero, y con la ayuda de un papel, quitemos los restos de comida y arrastremos la grasa incrustada en la vajilla. De esta manera el proceso de lavado en el lavavajillas será más eficaz. Además, es importante que coloquemos las piezas en el lavavajillas de manera ordenada, de manera que el agua y el detergente puedan fluir con normalidad durante el proceso de lavado de la máquina.

Compra un detergente de calidad

Otro aspecto que a veces olvidamos para ahorrar agua con el lavavajillas es la elección del detergente adecuado. Hoy en día en el mercado existen muchos fabricantes de detergentes para el lavavajillas, desde muy baratos y sencillos hasta otros más caros y con más valor añadido. Es importante que escojamos marcas de detergente que nos ofrezcan confianza y nos den los resultados que buscamos.

En un detergente lo más importante es la cantidad y la calidad de componentes tensioactivos, que son los responsables de eliminar la grasa y las manchas. Es fundamental que escojamos detergentes con tensioactivos que se disuelvan rápidamente en el agua, incluso en los programas en baja temperatura, y que ofrezcan limpieza perfecta y profunda hasta en los ciclos más cortos de lavado. Lee con atención la información que te proporciona el fabricante de tu detergente y compara en el mercado si hay otros detergentes que sean más eficaces en el ciclo de lavado para ahorrar agua con el lavavajillas.

Así que, como ves, si realmente quieres ahorrar agua con el lavavajillas, debes actuar desde diferentes frentes a la vez. Por un lado, acabar por una vez con el atávico problema del exceso de cal en el agua instalando un descalcificador. Gracias a tener el agua sin cal vas a ahorrar en agua, en detergentes, y vas a ganar en salud y bienestar para toda tu familia. A partir de ahí podrás sacarle el máximo partido a tu lavavajillas para ganar tiempo y comodidad en tu vida diaria en el hogar.

¿Cómo gastar menos agua al poner la lavadora?

Todos sabemos que el agua es un bien escaso. Por más que pensemos que se trata de un recurso del que disponemos en abundancia, la realidad nos muestra exactamente todo lo contrario. Gastar menos agua es hoy en día una necesidad, no sólo por una cuestión medioambiental, sino también por una cuestión de la viabilidad de la economía familiar. En los últimos años hemos visto como las campañas que se han impulsado desde las instituciones para gastar menos agua han funcionado realmente bien, pero no hay que bajar la guardia y hay que tratar de poner freno al eventual alto consumo doméstico.

En una casa o apartamento hay una serie de electrodomésticos, como la lavadora, que son los responsables de que a final de mes la factura del agua pueda dispararse o no. Hoy en día prácticamente todos hemos interiorizado pequeños gestos que nos hacen gastar menos agua: cerrar el grifo mientras nos enjabonamos en la ducha o nos cepillamos los dientes, etc. El consumo de agua en los domicilios está en mínimos históricos, pero aún podemos gastar menos agua si tomamos una serie de medidas con respecto al lavado de la ropa, por citar un ejemplo.

La primera medida que has de tomar para gastar menos agua con la lavadora es comprar un modelo que cumpla con todas las certificaciones de ahorro energético y de consumo. En los últimos años los principales fabricantes de lavadoras han conseguido desarrollar modelos muy innovadores que con una menor cantidad de agua y de electricidad consiguen hacer la colada de manera económica y eficaz. En las tiendas de electrodomésticos encontrarás diferentes sellos de garantía de los fabricantes en cuanto al ahorro de agua y al ahorro energético.

Escoge modelos de lavadora con certificación energética

Está claro que estos modelos de lavadoras que te permiten gastar menos agua son un poco más caros que los demás. Pero si sacas la calculadora verás que pese a la diferencia de precio, vas a amortizar el precio del electrodoméstico en muy pocos meses. La diferencia en el precio está más que justificada, en especial si tu familia es numerosa y te va a tocar poner varias lavadoras de ropa sucia cada semana.

Una de las claves para gastar menos agua al poner la lavadora reside en la organización. A lo largo de los días de la semana acumulamos muchas prendas sucias, y realmente vale la pena clasificarla para poder realizar el mínimo número de lavadoras para poder economizar. En este sentido, una buena recomendación es separar la ropa por colores (clara u oscura) y por tipo de género (algodón, sintético, lana, etc). Con esto podremos elegir el ciclo de lavado más oportuno para el tipo de ropa.

Si nos organizamos de la manera adecuada, no sólo podremos gastar menos agua sino que además nuestra ropa se estropeará menos y durará más. En este sentido, una buena práctica que podemos llevar a cabo en casa es tratar de juntar el máximo de prendas de ropa de acuerdo con la capacidad de la lavadora. La mayoría de las lavadoras automáticas ofrecen programas de lavado para media carga, pero aún así, el consumo de agua no es exactamente la mitad, sino que está un poco por encima.

Las lavadoras más grandes consumen más agua

A la hora de plantearnos gastar menos agua con nuestra lavadora, deberíamos pensar en cuántas personas vivimos en el domicilio, y cuántas coladas vamos a realizar semanalmente. En función de esto podremos escoger entre una lavadora de menos de 6 kilos para una casa donde vivan dos personas y hagan menos 4 lavados semanales, o una lavadora de 7-8 kilos de carga para una familia de 3 o 4 miembros para entre 4 y 6 coladas semanales, o una lavadora de más de 9 kilos de carga para una familia de más 4 integrantes con más de 6 lavados por semana.

En el mercado encontramos lavadoras para uso doméstico de hasta 16 kilos o más. Evidentemente, las lavadoras con más capacidad cuestan más dinero, y además, gastan mucha más energía y agua en cada colada. Por lo tanto, a la hora de escoger qué modelo de lavadora vamos a adquirir, hay que pensar por adelantado y prever cuantas lavadoras vamos a poner cada semana para economizar lo máximo posible y así gastar menos agua.

Una vez que hemos escogido la lavadora que necesitamos para gastar menos agua, tenemos que darle los cuidados necesarios para alargar la vida útil del electrodoméstico y prevenir las averías. Si mantenemos la lavadora en buen estado, el electrodoméstico funcionará al máximo de su rendimiento y lograremos obtener la máxima limpieza con el menor consumo de agua. Por otro lado, si no cuidamos nuestra lavadora, ésta rendirá por debajo de sus posibilidades y prestaciones.

Cuida tu lavadora para alargar su vida útil y prevenir averías

Por este motivo hay que prestar mucha atención a las cualidades del agua del grifo que tenemos en casa, ya que un agua con un exceso de cal podría dañar la parte mecánica de la lavadora con el paso del tiempo. Las averías que se producen por la acumulación de cal en la lavadora son muy difíciles y costosas de reparar. Si el agua del grifo de nuestra ciudad o pueblo es demasido dura, tenemos que buscar soluciones. La mejor solución es instalar un descalcificador de agua.

De cara a mejorar el mantenimiento para gastar menos agua, es importante que nos fijemos bien en el estado del filtro de la lavadora. Otro consejo es usar la cantidad justa de jabón. A veces erróneamente usamos más jabón del necesario, lo que lleva a la lavadora a tener que emplear más agua de la necesaria para disolver mejor los tensioactivos del jabón. También vale la pena revisar, de vez en cuando, el estado del tambor de la lavadora, de las gomas y del cajetín. Si sigues todos estos consejos, podrás alargar la vida de la lavadora ahorrando en la factura del agua.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba