agua destilada

Agua destilada y agua del grifo para la plancha, la combinación perfecta

El agua destilada y agua del grifo es la combinación perfecta para mantener tu plancha en un estado óptimo y que sus resultados en tu ropa y tu economía sean los esperados.  De lo contrario, la dureza del agua puede estropear tus electrodomésticos.

¿Quieres comprar uno de nuestros sistemas de ósmosis inversa? SÍ QUIERO

La llamada agua dura o con cal no es recomendable ni para el consumo humano ni para la utilización en electrodomésticos. Puede causar verdaderos estragos en aquellos que usan agua en su proceso de uso. Buen ejemplo de ello son las planchas. En este caso además de minimizar su rendimiento, acorta la vida útil de la misma obturando los agujeros por donde pasa el vapor.

La dureza del agua, además, varía según la zona donde vivas. En el territorio español, la dureza máxima e intermedia la encontramos en la mitad este y sur. En cambio, las aguas más blandas se encuentran en la parte este y norte de España.

Mantenimiento básico y agua para plancha

La plancha es uno de los pequeños electrodomésticos que pueden sufrir más las consecuencias de la cal. El hecho de que tapone los canales por donde pasa el vapor, hace que su uso no sea el óptimo y el resultado en tu ropa tampoco. Además, la vida útil de la plancha se acorta debido a las incrustaciones de cal en los conductos.

 La mejor forma de mantener el electrodoméstico en buenas condiciones es seguir una serie de instrucciones básicas:

  • Mezclar agua del grifo con agua destilada para su utilización. De esta manera, se evita el exceso de cal del agua corriente y el exceso de acidez del agua destilada. Lo ideal sería mezclar directamente las proporciones de agua para la plancha en la misma botella o garrafa. Según la dureza del agua de tu casa varían las proporciones. Si es blanda seria la misma medida de agua corriente que destilada.  Si es dura, la proporción de agua destilada sería el doble a la del agua del grifo.
  • Hacer limpieza de manera regular. Como en cualquier equipo, un mantenimiento adecuado es un elemento clave para alargar la vida útil del electrodoméstico. En la plancha, se debe limpiar tanto la parte exterior como la interior de la siguiente forma; pasar un paño húmedo por la base de la plancha con detergente suave para el exterior y en el interior, con la misma proporción de las mezclas de aguas que ya hemos comentado, vamos a dejar que se caliente la plancha al máximo y expulsar todo el líquido hacia afuera para limpiar los conductos que dejan salir el vapor.
  • Disponer de un descalcificador en tu hogar. Este sistema elimina la dureza del agua mediante intercambios iónicos. Además de ahorrar en energía en otros electrodomésticos como lavadoras y lavavajillas, evitará la calcificación en tu plancha. Utilizando el agua para plancha descalcificada, aportamos más frescura y mejor planchado en tu ropa, además de mejorar el funcionamiento en el electrodoméstico.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba